Encuentros de Vida en Gracia para Jóvenes
Misiones de Jóvenes a Jóvenes

 

Los Encuentros de Vida en Gracia para Jóvenes

Encuentros de Vida en Gracia en el Cenáculo
El entonces Consejo de los Misioneros (hoy Consejo de Jóvenes de Vida en Gracia) se propuso en 2004 extender esta experiencia a otros jóvenes fuera de Santo Domingo y lo hizo abriendo la participación a otros Colegios e invitando a Tandil a los Encuentros de Vida en Gracia en el Cenáculo gracias al trabajo de Isabel Herrera Vega, de Federico Piqué y de un grupo de jóvenes universitarios de la Ciudad de Buenos Aires. Colaboraron como sacerdotes Fray Luis Lenzi op, Fray Fernando Aquino op, el Padre Marcos Picaroni (del Clero Diocesano), el Padre Wolfram Dressler-Moellenbruck svd, y Fray Rafael Díaz Araujo op. También nos acompañaron desde el año 2009 los religiosos Fray Emiliano Vanoli op, Fray Gustavo Sánchez op.


Esta experiencia libremente elegida por los chicos y chicas procura encender en el corazón de los jóvenes participantes un ideal que les ayude a encontrar el sentido de su vida.


Los Cenáculos no son un movimiento en sí mismos, sino una propuesta abierta a la Ciudad (abiertos como lo eran los Caminos de Vida Cristiana en 1975 en Buenos Aires y no propios de un solo Colegio como luego fueron los Cenáculos en la misma Ciudad), realizada en red entre la Asociación Civil Santo Domingo de Guzmán, las Parroquias de Tandil y distintos Colegios de la Ciudad.


Esta propuesta está integrada con otras en la Secretaría de Vida en Gracia de la Asociación a fin de garantizar que su objetivo se autolimite a la preparación de los jóvenes que dan el retiro (“Equipo de Auxiliares Interno”), el apoyo externo (“Equipo de Exteriores”) durante el retiro y el acompañamiento de la primera perseverancia (Comunidades Misioneras de Vida en Gracia). Tal autolimitación proviene del hecho de que este objetivo se realiza con la mirada puesta en un objetivo mayor: La inserción de los jóvenes en su comunidad parroquial, movimientos juveniles, o asociaciones donde puedan contribuir a la construcción del Reino de Dios en medio de los hombres.


Al terminar cada Cenáculo, se invita a los jóvenes para que vuelvan a sus Comunidades Cristianas de origen a compartir lo vivido (“¿no ardía acaso nuestro corazón cuando nos explicaba la escritura?” Lucas, 24, 14ss). Para aquellos que no tienen una Comunidad Cristiana que los acoja, el Equipo les propone la inserción en las “Comunidades Misioneras de Vida en Gracia”, participando de encuentros semanales para compartir la vida a la luz del Evangelio, iniciar juntos un camino de formación en la fe y adorar en comunidad al Dios de la Vida. 


Durante el año 2009 la Asociación inició un trabajo en red semejante entre las Parroquias de Hinojo, Colonia Hinojo y Sierra Chica y las Comunidades Misioneras Santo Domingo, en servicio a la Iglesia local. Trabajaron en ese proyecto el Padre Andrés Pérez, Fray Rafael Díaz Araujo op, Ana Inés Blanco, Francisco Olguín, Juan Lorda, Juan Francisco Amand de Mendieta, Pedro Chimondeguy, Roberto M. Estévez y María de la Paz Carrillo.

 

 

Encuentros de Vida en Gracia en Galilea
En el año 2005 la Asociación consideró que se hacía necesario desarrollar un espacio para profundizar la experiencia de Dios, atendiendo especialmente a la dimensión contemplativa de esta vida, sin descuidar la vida común, la liturgia, y el conocimiento de principios. Se desarrollaron así las “Ultreyas” mensuales mixtas a cargo del Capítulo Tandil del Consejo de los Misioneros y a partir del año 2006 los “ReEcuentros de Vida en Gracia en Galilea” anuales mixtos, a cargo del Capítulo Buenos Aires del Consejo de los misioneros (chicos de Tandil que estudian allí), hoy a cargo de los Jóvenes Adultos de Tandil, con el objetivo de dar contenidos conceptuales concretos y trabajar con intensidad los temas de su conciencia corporal, emocional y social, la masculinidad y la feminidad, la libertad, la vocación, y el proyecto de vida.

 

 

Encuentros de Vida en Gracia Babylon
En el año 2013 mirando sobre la experiencia de tantos chicos de Tandil que se fueron a estudiar a Buenos Aires, La Plata o Mar del Plata, surgieron las siguientes cuestiones:
La mayor parte de los que se van de Tandil a estudiar, preferirían volver a Tandil a trabajar antes o después.


El compartir con algunos que han vivido lo mismo les ayuda mucho a acotar la espera, donde tener un proyecto apostólico vinculado a las Comunidades Misioneras les ayuda a mantener viva la llama y a perseverar.


Si no resuleven bien estas razones de SENTIDO, VÍNCULO y COMUNIDAD, pueden quedar volteados por las “luces de la Gran Ciudad” y su proyecto queda trunco, a pesar de que eran buenos para llevarlo adelante; de hecho más de uno de los chicos o chicas a veces se ha “reinflado” a puro soplo del Espíritu.


A partir de esto, la Comunidad Misionera Santo Tomás de Aquino, en Buenos Aires, comenzó a pensar en la posibilidad de compartir su propia vivencia con los jóvenes que están en el último año del colegio y pensando en sus estudios universitarios, para brindarles un pack de herramientas útiles para la nueva etapa que van a comenzar.


Con todo esto se dio comienzo, en el año 2013, a los Encuentros de Vida en Gracia en Babylon, a partir de un paralelo con la experiencia de los judíos en el exilio de Babilonia, que inventaron cosas como la Sinagoga y escribieron cosas como el primer relato de la Creación (Gn 1,1) para mantener su identidad.

 

 

Encuentros de Vida en Gracia en el Jordán
Frente al pedido de Jóvenes Universitarios de tener una experiencia de Vida en Gracia propia para su edad, en el año 2011 se llevó adelante, con un Equipo de Auxiliares Adultos (María Mackinlay, Roberto M. Estévez, Ana Mercedes Guardo, Alejandro Moreno Hueyo y Silvia Baudot) y con el asesoramiento de Fray Rafael Díaz Araujo op, el I Encuentro de Vida en Gracia en el Jordán con el modelo de los retiros kerygmáticos y de primer anuncio del Movimiento de Renovación Carismática; que hoy continúa a cargo de Jóvenes Adultos de la ciudad de Tandil.


Por medio de esta experiencia se busca hacer un primer anuncio a los jóvenes en edad universitaria y presentar el Kerigma a los que han sido bautizados pero que todavía no han tenido un encuentro personal con el Señor y no viven su filiación divina; a los que han sido confirmados, pero que jamás han experimentado el poder del Espíritu; a los que van a Misa los domingos, pero su vida no es una Eucaristía que congregue el mundo a Dios; a los obispos y sacerdotes para que experimenten en su vida, lo que saben con su inteligencia y para que con sus actitudes nos ayuden a vivir la fe y no tengan que vivir de fe; en fin a todos los que reciben los sacramentos, pero que todavía no han tenido la experiencia real y concreta de la salvación en Jesús.

 

Material disponible sobre estos y otros temas para jóvenes en los Itinerarios Formativos de la Asociación.

 

 

  


Promover al ser humano como obra de Dios, desde la educación y el desarrollo, acompañando todas las etapas de la vida.

 

 


Enseñanza personalizada, educación en valores y bilingüismo marcan el estilo del Colegio Santo Domingo en la Sierra.

 


Comunidad educativa de alumnos, graduados y maestros que procuran el pleno desarrollo de cada uno de sus miembros.